lunes, 29 de agosto de 2011

Capitulo 6, 1ª parte


Me miro confuso un instante y luego volvió a tomar la misma expresión de antes. Sonriente, como si todo esto fuera muy divertido.

Las palabras habían salido de mi boca, sin darme cuenta. ¿De verdad estaba buscando respuestas? ¿Cuáles son las preguntas sin respuesta? Estaba más confusa que antes y todo parecía dar vueltas.

Me centre en sus ojos, morados y brillantes. Las cosas dejaron de dar vueltas. Los dos estábamos en silencio y yo no me atrevía a hablar. Tampoco tenía nada que decir.

-          ¿Qué respuestas buscas?- dijo al fin a mi pesar.
-          Bueno… la verdad aun no estoy segura de nada, bueno de una cosa si que estoy segura. Tu escondes algo, no tengo ni idea de lo que es, pero creo que me va afectar.- Abrió la boca para replicar pero yo continué.- Se que es una estupidez, pero es un simple presentimiento…

Estallo a carcajadas. Lo mire enfadada. ¡Se esta riendo de mí!

-          ¡Ey, ey! No me mates.- dijo entre risas. Se giro para marcharse, pero se detuvo. Me miro un instante.- Suerte con tu misterio.

Antes de que pudiera irse lo agarre de la muñeca y lo hice girar hacía mí. Me miro enfadado y se soltó de mi agarre.

-          ¿Qué?- grito enfadado.
-          No se tu nombre.
-          Damon. Si eso es todo, adiós

Se marcho. Intente seguirlo aunque no tenia nada más que decir. Demasiado tarde, ya lo había perdido entre la multitud. Salí un poco decepcionada del local. En cuanto puse un pie sobre la acera Nina, Derek y Dan ya estaban a mi lado esperando información.

Tras unos segundos de silencio Nina empezó a impacientarse. Me agarro por los hombros y me miro a los ojos muy seria.

-          ¡Habla ya!- dijo suplicante.
-          Lo siento… no lo encontré… la discoteca era muy grande, mire por todas partes pero no lo encontré.

Los tres suspiraron y miraron decepcionados el suelo. Me sentía fatal por mentirles. Pero no podía contarles otra cosa. Ni siquiera yo estoy segura de lo que se.

-          Bueno, ya descubriremos algo de es.- dijo Nina para animar el ambiente.- Ahora vamonos al centre comercial. Yo todavía no me he comprado nada.- me miro de arriba a bajo.- pero primero te tienes que cambiar de ropa.

Seguimos a Nina a una tienda cercana donde me dejaron cambiarme y nos dirigimos cabizbajos al centro comercial. Nina es genial pero se pasa con las compras. Espero que después de esto se acabe durante una temporada.


Tras estar el resto de la tarde de tienda en tienda con Nina comentando lo que va a comprar en la siguiente tienda, regrese a casa y me tire en el sofá. Mi madre entro hablando por teléfono. << Si, aja, lo comprendo, no se preocupe>> fue lo único que puede escuchar de su conversación. Colgó el teléfono y me miro triste. Se tiro al sillón que había a mi lado y me miro sin decir nada. Me sentía incomoda, además cuando ella me mira así es que quiere que le pregunte.

-          ¿Qué ha pasado?- pregunte intentando mostrar interés.
-          Eras de uno de los internado.- dijo triste.
-          ¿No me han aceptado, verdad?
-          No, están completos. Y ya solo quedan dos opciones.- dijo mostrándome dos papeles. En seguida reconocí uno de ellos, era aquel internado antiguo. Mire el otro, estaba bien, lejos, pero bien.- Llamare a este mañana, no quiero llevarte a un internado tan antiguo.

Asentí y ella se fue. Con un poco de suerte en ninguno de los dos me admiten. Después de tanto discutir para que no me llevaran y al final el propio destino me ayudaría a librarme de tener que ir.


Eran las 3 de la mañana cuando mire el reloj por última vez. Me había ido a la cama a las 2 y desde entonces no he parado de dar vueltas y de pensar en él. Me rompí la cabeza intentando descubrir su secreto sin mucha suerte. Estaba segura de que todo tenía una relación y que algo me iba a pasar por su culpa. ¿Algo bueno o algo malo? No lo se, pero espero que sea algo bueno, aunque una vocecita en mi interior me decía que iba a ser malo. Intente no hacerle caso y me convencí a mi misma de que iba a ser bueno, muy bueno, buenísimo. Finalmente a las 3 y media el sueño me venció.


Aquel bosque otra vez, el bosque era totalmente negro y el cielo de un color rojo muy siniestro, más oscuro que el de la sangre. Estaba atrapada otra vez en aquel claro. Mire al cielo, mi única e inalcanzable salida. Algo paso volando por allí. Una masa negra fue cubriendo el cielo y un sonido desagradable fue aumentando su nivel. Cuervos. Los odio, son tan siniestros. Empezaron a descender hacía mí mostrando sus uñas.

Me caí de la cama. La cabeza me dolía, me abría dado un golpe con la mesita de noche. Mire el reloj, las 5. Suspire, me había desvelado. Mire a mi alrededor asustada, buscando algún peligro. Nada. Suspire aliviada.

Me senté en la cama y cogí mi mp4 para distraerme. Pronto amanecería. Hasta entonces tenía que esperar en mi cuarto. La reproducción se me acabo justo a las 6. Salte de mi cama y abrí el armario y cogí lo primero que ví y me fui directa al baño. Me fui directa al baño. Una vez lista baje a desayunar.

Me tome mi tiempo. Mastique muy despacio y repetí cereales varias veces. Cuando termine recogí lo que había ensuciado y me fui a ver la tele. Puse el volumen lo más bajo posible para no molestar.

Un millón de pensamientos pasaron por mi cabeza a la vez. Todo era un caos. Lo peor de todo es que todos aquellos pensamientos eran sobre Damon. Anoche me había prometido no volver a pensar en él para poder dormir tranquila, algo que no conseguí. Pero era tan difícil dejar de pensar en aquel chico con mechas y ojos morados. Aquella sonrisa perfecta que se burlaba de mí. No estoy segura de lo que me estaba pasando, ¿me estaba enamorando? No lo se, nunca he estado enamorada. Solo deseaba poder verle pronto y descubrir de una vez cual era el gran misterio.

*******************************************************************************************

Eso es todo la ficha de Damon ya esta puesta, pero todavía se sabe muy poquito de él. Cuando se vayan descubriendo mas cosas las ire añadiendo. 

miércoles, 24 de agosto de 2011

Capitulo 5, 2ª parte

Conseguimos no perderle la pista. Salio del centro comercial y siguió su caminata por la ciudad. Íbamos a dejar nuestro plan, ya estábamos artos de dar vueltas y vueltas por la ciudad sin llegar a ninguna parte, cuando se detuvo en la entrada de un callejón sin salida. Miro a ambos lados y se adentro en el. Miramos desde la esquina para que no nos descubriera. Estaba muy oscuro, pero podía ver todo lo que pasaba. Se había detenido en la puerta trasera de algún local donde había una persona con pinta de guardaespaldas. Estaban hablando sobre algo que no logre comprender.

-          No veo nada.- se quejo Nina.
-          Ni nosotros.- dijeron los chicos.
-          Yo si.- los tres me miraron sorprendidos.
-          ¿De verdad?- pregunto Nina sin creerselo. Asentí. Su expresión cambio a impaciencia.- ¿Y que esta pasando?- grito.
-          Shhhh.- dijimos los tres a la vez. Me parecio ver que el guardaespaldas y el se giraban unos segundos y luego continuaban su conversación. Menos mal.- Esta hablando con una persona, parece un guardaespaldas, están delante de una puerta… me parece que es la puerta trasera de algún local.
-          Voy a ver.- dijo Dan mientras corría a la calle de detrás. En un minuto regreso.- Es una discoteca gótica.
-          No me sorprende.- dijo Nina.

Dan volvió a nuestro lado. Agudice el oído para intentar escuchar algo de la conversación.

-          Cuando llegues allí recibirás adiestramiento.- dijo el guardaespaldas. Él asintió.- No olvides cual es tu misión. Cuando llegue ella ya sabes que tienes que hacer.
-          No hay ningún problema. Todo va a salir bien.- dijo él.

Aquellas palabras me desconcertaron mucho. ¿A dónde iba? ¿Qué pasaba cuando llegaba ella? No se por que todo me resulto cercano a la vez extraño. Necesitaba respuestas. ¿Pero como conseguirlas?

El guardaespaldas abrió la puerta y él entro. El guardaespaldas cerró la puerta y desapareció en vuelto en una sombra. O eso me pareció ver a mí.

-          Ha entrado.- dije mientras ellos cuchicheaban algunas hipótesis de por que estaba allí.
-          Tenemos que entrar.- dijo Nina.
-          No podemos entrar así.- dijo Derek.
-          Y tampoco podemos entrar todos.- dijo Dan.

Adoptamos posturas de pensadores mientras que a la vez los cuatro decíamos “mmmmmm….”. Nina dio una vuelta sobre si misma y paro en seco dándonos la espalda. Levanto el brazo derecho y señalo a la acera de enfrente.

Los tres miramos en la dirección de su brazo. En la acera de enfrente había una tienda de ropa gótica. Perfecto.

-          ¿Quién va a ir?- pregunte. Los tres se giraron hacía mi sonriendo. << Oh, oh>> pensé.

Después de escoger un traje que me sentara bien y maquillarme de la manera adecuada mis amigos me empujaron a las puertas de la discoteca. << Estúpida, estúpida, estúpida>> me repetí susurrando mientras llegaba a la entrada.

Cuando llegue a las puertas de la discoteca a penas había cola. Solo un grupo de chicos que pasaron sin problemas. Llego mi turno. El guardaespaldas me miro como si fuera una hormiga.

-          ¿Vienes tu sola, pequeña?- me preguntó. Parecía preocupado.
-          Si, ¿algún problema?- me sorprendió la frialdad con la que dije esas palabras.
-          De acuerdo.- dijo mientras abría la puerta.

Eche un último vistazo a mis espaldas. Mis amigos me sonreían y me enseñaban su dedo pulgar en gesto de aprobación. Suspire y entre.

El lugar estaba decorado con cosas negras y grises. Lo único de color allí dentro era un cuadro situado al lado de un pequeño escenario donde estaban preparados los instrumentos para un concierto.

En el cuadro salía el demonio con sus típicos cuernos y el tridente, en vuelto en una sombra. Su sonrisa era maléfica y de ella asomaban dos afilados colmillos.

Me asuste y di un paso hacía atrás chocando con alguien. Me gire para pedir perdón. Allí estaba él, sonriendo. Mi búsqueda había acabado. Para mi sorpresa el empezó la conversación.

-          Isabelle, Isabelle, Isabelle.- repitió mientras negaba con la cabeza.- ¿No te han enseñado tus padres que esta mal ir por hay espiando a la gente?

Me quede helada. Sabía que se había dado cuenta de que lo seguíamos pero no sabía que también se había dado cuenta de que yo estaba escuchando su conversación.

Me miro con expresión divertida y se rió. Me miro de arriba abajo y volvió a reírse.

-          Pero mira que pintas llevas.- dijo entre risas.
-          Tú también vas así.- dije en mi defensa.
-          Si, pero este no es tu estilo.- dijo sin perder la sonrisa.

Lo mire enfadada. Él se puso serio.

-          Bueno, se acabaron los cachondeos. ¿Qué has escuchado?- pregunto furioso.
-          Nada.- dije asustada.
-          No mientas, sabes perfectamente que te ví. Tu y tus amiguitos estabais escuchando, bueno solo tu, ellos ni siquiera podían verme en la oscuridad.- dijo sin cambiar su expresión.

<< ¿Cómo sabes eso?>> quise preguntar, pero las palabras no salían de mi boca. Eso parecía divertirlo.
-          Desde el primer momento que te ví en aquella sala de castigo lo supe todo.- continuo. Lo mire sin comprender nada de lo que decía.- Bueno, ¿Qué es lo que has venido a hacer aquí?
-          Buscar respuestas.- dije sin pensar. 


 ***************************************************************************************
Espero que os haya gustado este cap ^^


jueves, 18 de agosto de 2011

Capitulo 5, 1ª parte + Regalo de Moca

El resto de la semana se me paso volando. Todo iba bien por primera vez en mucho tiempo. En el instituto estaba con mis amigos y por las tardes también estaba con ellos. Hicimos bastante cosas, Derek y Dan practicaron sus canciones, la verdad es que sonaban bastante bien, aunque todavía no se hayan puesto de acuerdo con el nombre de la banda. Nina decidió hacer una inspección a mi armario, casi le da algo, considero que estábamos en alerta roja y tuvimos que ir corriendo de tiendas para hacer un cambio completo a mi look.
Lo mejor era que mis padres aceptaban mi amistad con ellos y se les veía felices cuando les contaba lo que me había pasado. Yo creo que acabaran considerando la opción de no ir al internado. El problema era que no tenía amigos, ¿no? Ahora los tengo. Problema resuelto. Adiós al internado. Además estaban teniendo problemas para encontrar uno en el que me admitieran. Las posibilidades iban disminuyendo cada día más y más. Con un poco de suerte no me admiten en ninguno.

Las vacaciones de navidad se acercan. Pronto darán las notas. Nina dice que con suerte solo le quedan 3 por que el profesor que da esa asignatura le tiene manía, aunque ella dice que todos los profesores le tienen manía. Derek y Dan dicen que sus notas no saldrán tan bien, a lo mejor 5 a cada uno. Esperan que no los castiguen en navidad por que tienen muchas cosas que hacer. Al contrario que ellos mis notas van a ser bastante buenas. O eso espero yo.

Hacía mucho frío y estaba tapada hasta las orejas. Unos rayos de luz entraron por mi ventana, al principio nada pero al final acabaron por despertarme. Me fui directa al baño con la ropa que tenía preparada para el día de hoy, una camiseta de manga larga y una chaqueta (encima me pondría el abrigo), unos vaqueros y mis botas favoritas. Cuando termine de asearme baje los escalones de dos en dos y fui directamente a la cocina. Allí estaba mi madre preparando el desayuno.

-          Se te ve muy feliz.- dijo con una sonrisa.
-          ¡Claro! Hoy es el primer día de vacaciones.- dije sonriente.- Y estas van a ser unas vacaciones fantásticas.

Mi madre me miro sonriente. Me tome el desayuno bastante rápido. Todavía era temprano para salir a la calle así que me fui al salón a ver un rato la tele. Nada más sentarme mi móvil pito. Lo cogí rápidamente. Un mensaje de Nina: << Nos vemos en media hora en la plaza>>  Respondí un “Ok”. Tendría que ir saliendo de casa si quería llegar a tiempo. Me puse mi gorro de lana, la bufanda y guantes a juego y me fui.

Camine despacio contemplando el paisaje nevado. Me encanta la nieve. Cogí un poco de nieve e hice una bolita. O al menos lo intente por que me quedo deforme. Tire la bola al suelo y seguí andando.

Más adelante, llegando a la plaza, encontré a unos niños en medio de una batalla de bolas de nieve. Estaba segura de que alguna me alcanzaría. Corrí como pude a través del suelo congelado intentando no caer. Una de las bolas fue directa a mi cara. No se como pero la esquive. Lo mismo me pasó con otras dos bolas que estaban a punto de darme. Fue todo muy extraño.

Poco después de esto llegue a la plaza. Allí ya estaban mis amigos esperándome. Nina esta sonriente, pero Derek y Dan no parecían muy felices.  Me acerque a ellos preocupada.

-          ¿Qué os pasa chicos?- dije. Ellos suspiraron y miraron a Nina.
-          Nina quiere ir de compras…- dijo Derek.
-          …y nos obliga a ir con ella.- continuo Dan.
-          Y tu también vienes.- añadió Nina sonriendo.
-          ¿Qué?- dije horrorizada. Intente cambiar de expresión.- ¿Otra vez, Nina? Pero si fuimos hace nada.- dije intentando hacer que cambiara de planes.
-          Si, pero fuimos a comprar ropa para nosotras.- dijo- Ellos tienen que comprarse ropa. Te quedarías horrorizada si vieras sus armarios.- dijo Nina enfadada.
-          No estoy tan segura de eso…- susurre sin que Nina me escuchara, pero los chicos si me escucharon y soltaron una risita. Nina los fulmino con la mirada.

Nina agarro a los chicos de los brazos y los arrastro al centro comercial, mientras ambos intentaban escapar. Ella no les hacía caso y me contaba todo lo que había visto en sus armarios y lo que tenía pensado para ellos. Yo me limite a asentir y a seguirle la corriente, no quería que se enfadara.


Después de estar toda la mañana tienda tras tienda y conseguir que los chicos se probaran la ropa, acabamos en el Burger King para comer con un montón de bolsas para cada uno y por supuesto ellos se encargaban de llevarlas.

-          Bueno Nina, ya hemos cumplido ¿no?- dijo Derek esperanzado.
-          ¿Hemos terminado, verdad?- añadió Dan.

Nina les lanzo una mirada asesina. << Si las miradas matasen….>> pensé.

-          ¡Por supuesto que no!- sentencio. Se giro hacía mi sonriendo.- ¿Verdad que si, Bel?
-          Emmmm… claro.- mentí.
-          Bien, pues continuemos
-          Pero espera que acabemos de comer.- dijo Dan.

Nina espero de mala gana. No le gusta tener que esperar y menos cuando se trata de compras.

Continuamos nuestras compras. Íbamos a bajar a una tienda, que según Nina era increíble por que ahora era su turno para comprar, cuando nos cruzamos con alguien conocido. Nos detuvimos en seco dudando si de verdad sería él.

-          Yo estoy segurísimo de que si es.- dijo Derek.
-          Estoy contigo.- dijo Dan.
-          No se… yo creo que no…- dijo Nina.

Los tres empezaron a pelearse. Mientras yo lo seguí con la mirada.

-          ¿Y tu de que lado estas?- me pregunto Nina.
-          Pues… no se… no estoy segura…- dije confusa.
-          Tengo una solución.- dijo Derek.
-          ¡Oh, no!- susurro Nina, aunque todos la escuchamos.
-          Es buena.- añadió Derek enfadado.- Lo seguimos y comprobamos si es él.
-          Me parece bien.- dijimos Dan y yo al unísono. Miramos a Nina impacientes para empezar nuestro plan.
-          Esta bien vamos.- dijo al final Nina.- Aunque yo sigo creyendo que no es él. Seguramente ese no salga de su casa… ¿o vivirá en una cueva con murciélagos? 

Nos reímos de su comentario y comenzamos nuestro seguimiento. Andaba bastante rápido y nos costaba seguirle sin ser vistos. Se metió por unos de los callejones del centro comercial que salían al centro del mismo. De hay partió a diferente lugares sin entrar en ninguno de los locales. Creo que se había dado cuenta de que lo estábamos siguiendo y nos intentaba despistar.

****************************************************************************************

Espero que os guste la primera parte del capitulo ^^


Y ahora el regalo de Moca por sus 30 seguis^^ Te mereces 30 y muchisimos mas ^^



sábado, 13 de agosto de 2011

Capitulo 4, 2ª parte


James me hizo un gesto para que me sentara y así lo hice. Me senté delante de él. Había un plato de comida fría en mi sitio. Cogí el plato y empecé a comer en silencio bajo la mirada atenta de mi padrastro.

-          Tu madre me ha contado lo que a pasado.- yo no levante la mirada del plato, aun así eso no pareció significar nada para él, porque continuo hablando.- Me parece muy bien que por fin hagas amigos…- levante un poco la vista y… ¿estaba sonriendo? ¿James? ¿El hombre más frío y serio que había conocido? Imposible… pero así era. Estaba sonriendo y no era una sonrisa falsa, si no de pura felicidad. Pero no duro mucho. Volvió a su expresión de siempre y continuo.- aunque no sean los más adecuados…- hizo una pequeña pausa.- Escúchame, yo no te voy a prohibir que no los veas mas… eres lo suficientemente mayor para saber que va a ser lo mejor… pero eres una adolescentes y aun así te puedes equivocar… todos nos equivocamos…- no entendía a donde quería llegar.- Si tu madre te a prohibido verlos, será por algo ¿no? Piensa un poco y luego dime si de verdad crees que has tomado una buena decisión.

Deje de masticar el trozo de pescado que tenia en la boca y me quede muy quieta. Empecé a pensar y a pensar. A mi seguía pareciéndome una buena decisión… ¿Qué podía tener de malo? James se levanto y se fue de la cocina.

-          ¿Dónde esta mi madre?- pregunte antes de que saliera de la habitación. Él levanto su dedo índice hacia el techo.
-          En su cuarto, lleva allí desde que te fuiste.- dicho esto se fue.

Me quede sentada, pensando. ¿Tan malo era lo que había echo? Tal vez para mí fuera algo maravilloso… pero para ella era una pesadilla. Me sentí culpable. ¡Había echo sufrir a mi propia madre! Era un mounstro.

Me levante sin saber bien lo que iba a hacer. Fui al salón siguiendo el ruido de la tele. James estaba allí viendo un documental. Ni siquiera me miro cuando me senté a su lado.
Me perdí en mis pensamientos. No estoy segura de que paso, ni en que pensaba. Era todo muy confuso. Todo era tan colorido y bonito… pero luego vino la oscuridad. Me entro el pánico. Cerré los ojos con fuerza y me fui…


-          ¡Bel! ¡Bel!- unos gritos me despertaron. Abrí poco a poco los ojos y vi la expresión preocupada de James. Cuando me vio abrir los ojos sonrió.- ¡Oh gracias a dios, estas bien!- grito James, entonces hizo algo que nunca hizo. Me dio un abrazo. Me quede de piedra. Pensaba que no se preocupaba lo mas mínimo por mi. Al parecer no era tan mal padre.
-          ¿Q-Que a pasado?- pregunte confusa.
-          Te quedaste mirando fijamente el suelo y de repente te desmayaste.- dijo preocupado.- ¿Estas bien?
-          Emmm… si…eso creo.- dije frotándome la frente. Mire a mi alrededor.- ¿Dónde esta mama?
-          Intente llamarla para que viniese… pero no vino…- dijo con expresión triste.- Iba a subir para que bajase, pero no podía dejarte aquí sola.
-          Si, lo entiendo, gracias James.- le dedique una sonrisa.- Creo que voy a ir a hablar un poco con mama…

Él asintió y me dejo ayudo a levantarme. Subí la escalera un poco mareada, pero cuando llegue a la puerta de su habitación se me paso todo. Abrí la puerta lentamente. Me asome un poco. Mama estaba sentada en la cama, con la mira perdida y expresión triste.

-          ¿Puedo pasar?- susurre. Ella me miro rápidamente y asintió. Me senté a su lado. No sabia que decirle.- Esto… lo siento mama… no sabía que te ibas a poner así…  yo…- Mi madre me miro sorprendida.
-          ¿Te estas disculpando conmigo?- dije ella sin salir de su asombro.- Sería yo la que me tendría que disculpar.- Ahora la sorprendida era yo.- Me he comportado como una niña caprichosa. Tú tenías razón. Te vi irte con ellos desde mi ventana. ¡Estabas sonriendo! ¡Sonriendo de verdad!- dijo ilusionada.- ¿Sabes cuanto tiempo llevaba sin verte así de feliz? Al principio pensé que debía protegerte. Llevabas mucho tiempo sin hacer amigos y esos chicos no parecían los adecuados. Pero eres feliz con ellos y ahora me doy cuenta de mi error. Cielo, puedes estar con ellos. Yo no te lo voy a impedir.- dijo mi madre sonriendo.
-          ¿Enserio? – pregunte con una sonrisa. Ella asintió feliz.- ¡Oh, gracias mama!- la abrace- ¿Sigue adelante el plan del internado?
-          Si.- mi expresión cambio.- Pero solo un trimestre. Hazme caso, te vendrá bien.

Suspire. En fin, solo un trimestre. Algo es algo. Me tendría que conformar con eso. Al menos sabía que mi madre estaba feliz con mis nuevas amistades. Por ahora todo era perfecto… Excepto por esa horrible mancha: el internado. Pero no importa. Disfrutare lo que queda de trimestre y pasare unas buenas vacaciones. Después tendré que ir al internado, intentare pasarlo lo mejor que pueda. Y cuando vuelva seguiré con mi vida. Por primera vez no lo veía todo tan negro.

Iba a salir de mi cuarto cuando mi madre recordó algo.

-          ¡Ah, casi se me olvida!-  dijo.- Hemos llamado ya a algunos internados, los mejores, pero en ninguno te pueden admitir.- dijo desilusionada.- Lo intentaremos con los mediocres a ver que pasa.

Asentí. No iba a poder ser uno de los mejores internados, pero no importa. Cualquier internado me vale. Lo que quería es que el tiempo pasara rápido y que acabase ya el siguiente trimestre para poder volver. Aun no me he ido y ya estoy pensando en volver…

Me fui a mi cuarto y mire la hora. Era tarde y yo estaba cansada. Me puse mi pijama y me acosté. No conseguía quedarme dormida así que cogí un libro. Los ojos se me empezaron a cerrar al momento y me quede dormida.

En mi sueño estaba en un bosque (otra vez), pero esta vez no me parecía tan siniestro. Hasta que empecé a escuchar unas voces a lo lejos. Al principio no entendía lo que decían, pero a medida que se iban acercando lo iba entendiendo. << Muy pronto, muy pronto >> Lo repetían una y otra vez. Intente no darle importancia, pero cuanto mas cerca las escuchaba mas me asustaba. ¿Qué seria eso? 

*************************************************************************************************

Siento a ver tardado tanto u.u No me venia la inspiracion. Espero que os guste ^^

domingo, 7 de agosto de 2011

Capitulo 4, 1ª parte

El momento había llegado. Estaba enfrente de mi casa, con mis amigos detrás de mí. Aunque había intentado por todos los medios evitar esto no había conseguido nada. El corazón me latía con fuerza. Respire profundamente. Me estaba poniendo muy nerviosa.

Nina me empujo hacia la puerta. La mire con cara de preocupación, para que se diera cuenta de que no era buena idea. Pero lo único que obtuve fue un gesto para que entrara de una vez de Nina y un gesto de que todo ira bien de los chicos. Ellos tenían esperazas, pero yo conocía a mi madre y sabía que no iba a conseguir nada…

Introduje lentamente la llave en la cerradura mientas respiraba profundamente intentando tranquilizarme sin ningún resultado. Cada sonido que hacia la llave al girar en la cerradura me ponía más nerviosa. La puerta se abrió casi sin darme cuenta.

Avance sigilosamente, como si hubiese entrado a robar. Aunque lo que iba a hacer a mi me parecía mucho mas aterrador. Pensé en la reacción de mi madre. Ella escuchándome con una expresión tranquila y relajada como siempre, la forma en que su expresión cambiaba de tranquilidad a enfado. Yo asustada. Cuando mi madre se enfada mejor no tenerla cerca. Empezaría a gritarme y no me dejaría salir más de casa, excepto para ir al instituto y llamaría a los padres de mis amigos para decirles que alejen a sus hijos de mí. Y luego por la noche llegaría James, mi madre le contara todo lo que había pasado y el por supuesto se pondría de su parte. Me miraría con esos ojos fríos como el hielo y diría que le estaba dando mas razones para mandarme al internado.

Todo eso fue lo que me imagine mientras andaba por el corto pasillo hacia la cocina. Me estremecí. Entre temblando en la cocina. Allí estaba mi madre fregando los platos. Escuche un ruido a mi espalda. Mis amigos estaban allí escondidos para salir en mi ayuda.

-          Ma-ma…mama.- dije sin dejar de temblar. Pude notar como Nina suspiraba y negaba con la cabeza ante mi absurdo miedo y como los chicos se aguantaban la risa. Cambie de expresión, mire seriamente a mi madre que se había girado sin entender porque temblaba de esa manera.
-          ¿Tienes frió, Bel?- me pregunto dulcemente.
-          No…- dije con miedo.- Tengo que hablar contigo.- las palabras salieron de mi boca casi sin pensarlo.- Se que me prohibiste que no saliera con los chicos de los que te hable antes pero…- mi madre empezó a ponerse seria… ya no había vuelta a atrás.-… pero de verdad mama, son buenos chicos. No han hecho nada malo. Se meten en líos en el instituto pero hasta hay llegan. Saben diferenciar entre el bien y el mal.- mi madre no cambio ni un ápice de su expresión.- Por favor mama, son los únicos amigos que tengo desde hace seis años…
-          ¡No!- era el “no” mas rotundo que había escuchado en toda mi vida. Lo dijo tan alto que todos los vecinos debieron enterarse de lo que pasaba.
Entonces fue como si algo estallase y un completo caos empezase delante de mis ojos. Nina salio de su escondite seguida como siempre de Derek y Dan que parecían sus guarda espaldas.

-          ¿Es que quieres que Bel no tenga amigos? ¿Disfrutas con eso?- pregunto casi gritando Nina. Mi madre aprecio enfadarse todavía mas
-          ¡Como puedes pensar eso! ¿Crees que disfruto viendo como mi única hija pasa sola todos estos años? ¿Crees que me gusta ver como llega del instituto entra en su cuarto y no sale hasta la hora de cenar?- grito mi madre. Aunque su expresión era de enfado en sus ojos se podía ver la tristeza con la que dijo todas esas palabras. Nina pareció darse cuenta y se calmo un poco.
-          Entonces… ¿Por qué no la deja estar con nosotros?- pregunto Nina.
-          Porque sois unos delincuentes.- dijo mi madre como si su respuesta fuese lo más evidente del mundo.

Esta vez fueron Derek y Dan los que gritaron. Odiaban que los llamaran delincuentes. Nunca lo han sido y nunca lo serán. Les gusta meterse en líos, para ellos vivir sin líos es tener una vida muy aburrida, pero nada mas.

-          ¿Qué nos has llamado?- dijo Derek intentando controlarse.
-          Nosotros no somos delincuentes, jamás hemos hecho algo o haremos algo por lo que se nos pueda considerar delincuentes.- grito Dan.

Mi madre no dijo nada. Observo a mis nuevos amigos durante unos segundos que se me hicieron eternos. Suspiro y aparto la mirada para fijarla en la mesa. Desde donde estaba podía ver que estaba intentando no llorar.

-          Esta bien, Bel, haz lo que quieras… si quieres estas con ellos haya tu… yo ya no te voy a decir nada mas…- se levanto y se fue de allí sin mirarnos.

Nina se puso a saltar de la alegría.

-          Se puede decir que hemos ganado.- dijo feliz Dan.

Y así era se podía decir que la victoria era nuestra, que ya no nos separarían, pero yo sabia que eso solo era el principio de algo mucho mas gordo que me esperaba… Habíamos ganado una batalla, pero no la guerra. Aun así me guarde todo eso para mí e intente mostrarme lo más feliz que podía.

Decidimos irnos a celebrarlo a casa de Nina. Allí el tiempo se me paso demasiado rápido. Llego la hora de irse y Derek y Dan decidieron que me acompañarían a casa. Durante el camino nos estuvimos riendo constantemente. Hasta que llegamos a mi casa. Nuestras risas se apagaron, ellos se despidieron de mí y se fueron de allí.

Entre en casa con miedo. El presentimiento que tuve antes se estaba haciendo más y más fuerte. Sabía que algo me iba a pasar, que no me iba a ir de rositas después de lo que había echo. Me iban a castigar por cualquier cosa, la primera razón seria por desobedecer a mi madre, la segunda por irme con “los delincuentes”, la tercera la hora de mi llegada. Era de noche, no se veía nada.

No escuche ningún ruido en casa. Todas las luces estaban apagadas. Ahora estaba más asustada. Me dirigí a la cocina casi por instinto. En el sitio donde se solía sentar James había un bulto. Parecía una persona. Mi vista empezó a acostumbrarse a la oscuridad. Efectivamente, era una persona. No distinguí si era mi madre o James, pero aun así, ¿Qué hacia en la cocina a oscuras?

Encendí la luz. Un hombre, de pelo plateado y ojos casi del mismo color, giro su cabeza hacia mí. Me lleve un buen susto a pesar de saber que alguien se encontraba delante de mí.

*****************************************************************************************

He echo reformas en el blog aunque aun no es seguro que lo deje asi, ¿que os parece? Tambien he creado una pagina con todos los personajes que han salido, he puesto una foto de Cody (no sabeis lo que me a costado encontrar una que sea como yo me lo imaginaba u.u), por que alguien me dijo que no le habia quedado muy claro como era (me parece que fue Dark or light) Otra cosa, he estado pensando y creo que voy a añadir personajes, asi que si quereis salir me teneis que enviar un mensaje con: la descripcion psicologica, la edad y una pequeña historia del personaje (si quieres), la especie (humano, mago, vampiro, hombre (mujer) lobo, hada, angel...etc) la especie no tiene que ser unica, es decir que no tiene que ser solo mago o solo hada, puede ser mestizo entre lo que querais, por ejempor humano-mago, o cosas asi, y si quereis podeis darme una descripcion fisica y un nombre (no es obligatorio). Por cierto para AJ ya tenia pensado un personaje (no se si te importara y espero que no os moleste a las demas) ya te contare que tenia pensado, aun asi si quieres puedes elegir lo que quieras. Eso es todo ^^


PD: Para el que no sepa mi msn es: kristen_bells_stewart@hotmail.es

miércoles, 3 de agosto de 2011

Capitulo 3, 2ª parte

El profesor llego y seguimos hablando en silencio. Yo no me lo podía creer, ¿había echo amigos? Estaba realmente feliz, llevaba mucho tiempo sin reírme, ni siquiera sonreír. Llevaba sin mostrar ninguna muestra de felicidad 6 años y ellos en unos minutos habían conseguido hacerme feliz.

Estuvimos toda la hora hablando sin parar. Al parecer se sentían interesados por mí por que no me deje intimidar por Samantha. Decían que me parecía a ellos. Pero todo acabo y llego la hora de marcharme a mi casa. Me despedí de Nina y los chicos y me fui.

Llegue a mi casa en poco tiempo. Iba pensando en mis cosas y no me di cuenta de lo rápido que iba. Cuando entre en casa, mama me pregunto que tal me había ido en mi castigo. Le conté que había hecho amigos y en vez de alegrarse por mi me dijo: “No me gusta que tengas amigos delincuentes”. Aunque intente convencerla de que no eran delincuentes no me creyó en absoluto y me prohibido que me acercara mas a ellos. Lo llevaba claro si pensaba que iba a perder a los únicos amigos que había tenido en 6 años por que ella pensaba que eran una mala influencia para mi.

Me fui a mi cuarto e hice mis deberes. Estaba tranquilamente leyendo cuando escuche un ruido. Era mi móvil, hacia mucho que no sonaba. Ni siquiera sabía que tenía batería. Cogí el teléfono y me sorprendió escuchar aquella voz conocida.

-          Bel, ¿quieres venir con nosotros a dar una vuelta?- era Nina, se me había olvidado que le había dado mi numero. No dude en contestar.
-          Claro, ¿a que hora?- pregunte.
-          Dentro de media hora en la plaza.- dijo alegre.
-          Vale, nos vemos allí.- dije feliz.
-          Adiós.- colgó.

Ahora estaba más feliz que antes. Me iba a dar una vuelta con mis amigos. Genial estoy deseando que llegue el momento, nos lo vamos a pasar genial.

Me fui de casa con la excusa de que me iba a dar un paseo y me fui a la plaza. Allí estaban todos esperándome. Nina me saludo y me dio un abrazo y Derek y Dan me saludaron con una amplia sonrisa.

Me llevaron a una cafetería a la que siempre iban. Todo era perfecto hasta que empezaron a hacer preguntas y no pude mentir. Se supone que eran mis amigos, si les miento, ¿Qué clase de amistad seria esa?

-          ¿Cómo es que nunca te hemos visto por el instituto y nunca hemos escuchado hablar de ti?- pregunto Nina.
-          Bueno, no me gusta llamar mucho la atención.- dije tímidamente.
-          Pero, aun así nosotros conocemos a todo el mundo y nunca te hemos visto con nadie.- dijo Derek.
-          Es que… no tengo amigos…- dije mirando al suelo.
-          ¿Qué?- grito Dan- Eso es imposible, pero si eres muy maja.
-          Desde que me paso aquello no he vuelto a ser la misma…- dije con la mirada todavía fija en el suelo. Levante un poco la vista y ví la mirada de preocupación que me lanzaba Nina.
-          ¿Qué es lo que te paso, Bel?- pregunto todavía preocupada.


Les conté toda la historia. Que mi padre murió cuando tenia 10 años, que el lo era todo para mi por que era el único que me comprendía, que desde entonces no había vuelto a tener amigos por que me había aislado y todo lo relacionado con el internado al que mi padrastro y mi madre me querían llevar.

Nina me miraba con una cara horrorizada y Derek y Dan me miraban con una mezcla de tristeza y preocupación.

-          Cuanto lo siento…- dijo Nina después de unos segundos de un incomodo silencio.- Entonces solo vas a estar aquí hasta que acabe el trimestre.
-          Si…- dije tristemente.
-          ¡Ahora que nos habíamos echo amigas!- grito enfadada.
-          ¿No podemos hacer nada para evitarlo?- pregunto Dan.

Los cuatro empezamos a pensar. Después de unos 5 minutos a nadie se le había ocurrido nada. Les dije que se olvidaran del asunto y que habláramos de otra cosa, y así hicimos. Empezamos a hablar sobre la banda que Derek y Dan querían montar. Aun no sabían que música iban a tocar y ya estaban buscando un nombre. Ellos decían que el nombre era muy importante para triunfar. Estábamos muy tranquilos pensando un nombre para la banda, hasta que Nina dio un golpe en la mesa con cara triunfal.

-          ¿Qué pasa Nina? ¿Se te ha ocurrido un nombre para la banda?- dijo Derek emocionado.
-          ¡No!- dijo Nina negando con la cabeza.- Olvídate de eso, se me a ocurrido una solución para el problema de Bel.- me sonrió.- Solo tenemos que hablar con sus padres y hacerles ver que ahora tiene amigos, así no tendrá que irse.

Me puse muy nerviosa. Era muy buena solución, pero mi madre no quería que tuviese amigos  como ellos. ¿Qué podía hacer? Derek y Dan comentaban y alababan la buena idea de su amiga… ¿pero serviría realmente? Nina me miro con curiosidad y me pregunto mi opinión.

-          Es muy buena idea… pero ya le hable de vosotros a mi madre cuando llegue del instituto a mi madre y me prohibió que me acercara a vosotros porque dice que sois unos delincuentes.- Dan y Derek parecían molestos con la parte en la que mi madre los había llamado delincuentes y Nina estaba muy enfada con mi madre por prohibirme verlos mas.
-          Vamos a ir a hablar con ella, y le demostraremos que no somos unos delincuentes.- dijo Nina todavía enfadada.

Intente convencerla de que no era buena idea pero era muy cabezota y no cambiaba de opinión. Me agarro del brazo y me llevo todo el camino hasta mi casa agarrada para que no intentara escapar.

Si mi madre me veía entrar con ellos en casa me prohibiría salir a la calle, por que no se fiaría más de mí. Estaba en un grave problema…


******************************************************************************
Siento a ver tardado, es que no me venia la inspiracion u.u Espero que la espera haya merecido la pena.